Frases de Socrates (469-399 A.C.)

El hombre que no piensa sino en vivir, no vive.
Temed el amor de la mujer más que el odio del hombre.
Conócete a ti mismo.
El amigo ha de ser como el dinero, que antes de necesitarle, se sabe el valor que tiene.
Solo es útil el conocimiento que nos hace mejores.
Cásate: si por casualidad das con una buena mujer, serás feliz; si no; te volverás filósofo, lo que siempre es útil para el hombre.
La admiración es la hija de la ignorancia y la madre de la ciencia.
El saber es la parte principal de la felicidad.
Cuatro características corresponden al juez: Escuchar cortesmente, responder sabiamente, ponderar prudentemente y decidir imparcialmente.
Para desembarcar en la isla de la sabiduría hay que navegar en un océano de aflicciones.
Los jóvenes hoy en día son unos tiranos. Contradicen a sus padres, devoran su comida, y le faltan al respeto a sus maestros.
La hermosura es una tiranía de corta duración.
Sólo hay un bien: el conocimiento. Sólo hay un mal: la ignorancia.
Desciende a las profundidades de ti mismo, y logra ver tu alma buena.
La felicidad la hace solamente uno mismo con la buena conducta.
En cualquier dirección que recorras el alma, nunca tropezarás con sus límites.
La mejor salsa es el hambre.
Si existe algo bello, además de lo que es bello por sí mismo, lo es porque participa de la belleza.
Habla para que yo te conozca.
Para desembarcar en la isla de la sabiduría hay que navegar en un océano de aflicciones.
¿quién capitulará más pronto: el que necesita las cosas difíciles o quien se sirve de lo que buenamente pueda hallar?
El mayor de todos los misterios es el hombre.
El pasado tiene sus códigos y costumbres.
Las nociones de bien y de mal son innatas en el alma humana.
Sólo el conocimiento que llega desde dentro es el verdadero conocimiento.
Lo que mejor sienta a la juventud es la modestia, el pudor, el amor a la templanza, y la justicia. tales son las virtudes que deben formar su carácter.




contacto