Frases de Leonardo da Vinci (1452-1519)

La vida bien empleada es larga.
El placer más noble es el júbilo de comprender.
Como un día bien empleado procura un dulce sueño, así una vida bien utilizada conduce a una dulce muerte.¨
Reprende al amigo en secreto y alábalo en público.
Pide consejo al que sabe corregirse a sí mismo.
Donde hay más sensibilidad, allí es más fuerte el martirio.
La belleza perece en la vida pero es inmortal en el arte.
La naturaleza benigna provee de manera que en cualquier parte halles algo que aprender.
Quien no ama la vida, no la merece.
Una vez hayas probado el vuelo siempre caminarás por la Tierra con la vista mirando al Cielo, porque ya has estado allí y allí siempre desearás volver.
La sabiduría es hija de la experiencia.
Quien de verdad sabe de qué habla, no encuentra razones para levantar la voz.
La simplicidad es la máxima sofisticación.
Realmente el hombre es el rey de las bestias, porque su brutalidad excede la de ellas. Vivimos de la muerte de otros, somos como cementerios andantes. Llegará el momento en que el hombre verá el asesinato de los animales como ahora ve el asesinato de los hombres.
Así como una jornada bien empleada produce un dulce sueño, así una vida bien usada causa una dulce muerte.
Quien no castiga el mal, ordena que se haga.
Muchas personas, después de haber encontrado el bien, buscan todavía, y encuentran el mal.
La pintura es poesía muda; la poesía pintura ciega.
El ojo recibe de la belleza pintada el mismo placer que de la belleza real.
Aquel que más posee, más miedo tiene de perderlo.
Si una persona es perseverante, aunque sea dura de entendimiento, se hará inteligente; y aunque sea débil se transformará en fuerte.
Amo a aquellos capaces de sonreír en mitad de los problemas.
Toda cosa desea naturalmente mantenerse en su ser.
He ofendido a Dios y a la humanidad porque mi trabajo no tuvo la calidad que debía haber tenido.




contacto