Frases de Kant (1724-1804)

Dormía y soñé que la vida era belleza; desperté y advertí que ella es deber.
El derecho es el conjunto de condiciones que permiten a la libertad de cada uno acomodarse a la libertad de todos.
Obra siempre de modo que tu conducta pudiera servir de principio a una legislación universal.
En las tinieblas la imaginación trabaja más activamente que en plena luz.
El hombre es celoso si ama; la mujer también, aunque no ame. Con el poder viene la responsabilidad.
Con el poder viene la responsabilidad.
Entre todos los estilos de vida, la vida de la caza es sin duda la que más se opone a la estructura moral; En sus comienzos originales, la prohibición de sangre procedente de Noé no parece haber sido otra cosa que la prohibición de llevar una vida de ca­zador.
El sabio puede cambiar de opinión. El necio, nunca.
¡Atrévete a pensar!
La regla principal es no cultivar aisladamente ninguna facultad por sí misma, sino cultivar cada una de ellas con relación a las demás.
La libertad es aquella facultad que aumenta la utilidad de todas las demás facultades.
Dos cosas llenan el animo de admiración y respeto, siempre nuevos y crecientes, cuanto con mas frecuencia y aplicación se ocupa de ellas la reflexión: el cielo estrellado sobre mi y la ley moral en mi.
El sueño es un arte poético involuntario.
La paciencia es la fortaleza del débil y la impaciencia, la debilidad del fuerte.
La felicidad no brota de la razón sino de la imaginación.
Se mide la inteligencia del individuo por la cantidad de incertidumbres que es capaz de soportar.
El Estado, al igual que el suelo sobre el que se halla situado, no es un patrimonio. Consiste en una sociedad de hombres sobre los cuales únicamente el Estado tiene derecho a mandar y disponer. Es un tronco que tiene sus propias raíces.
Ser es hacer.
Como el camino terreno está sembrado de espinas, Dios ha dado al hombre tres dones: la sonrisa, el sueño y la esperanza.
Las cualidades sublimes infunden respeto; las bellas, amor.
Con las piedras que con duro intento los críticos te lanzan, bien puedes erigirte un monumento.
Todo nuestro conocimiento arranca del sentido, pasa al entendimiento y termina en la razón.
No inviertas todo tu tiempo en un sólo esfuerzo, porque cada cosa requiere su tiempo.
Dios es la alegría. por eso ha colgado el sol frente a su casa.
La democracia constituye necesariamente un despotismo, por cuanto establece un poder ejecutivo contrario a la voluntad general. Siendo posible que todos decidan contra uno cuya opinión pueda diferir, la voluntad de todos no es por tanto la de todos, lo cual es contradictorio y opuesto a la libertad.
Las cualidades sublimes infunden respeto; las bellas amor.




contacto