Frases de comida

Hay un dicho en inglés que dice que si comes una manzana al día te mantendrás lejos de los médicos: “one apple a day keeps the doctor away”. Este tipo de frases lo que nos indica es simplemente que cada uno es lo que come y que de acuerdo a lo que consuma, tendrá determinados niveles de salud.

Claro que a las costumbres nutricionales se les debe sumar los hábitos y la carga genética, pero aún así, nuestra salud sigue dependiendo en una enorme medida de lo que nos llevamos a la boca, por lo que si quedan dudas: lo más saludable y natural, será siempre lo mejor. Y no te olvides de alimentar tu alma, no te quedes sólo con lo bonito de la metáfora, haz cosas positivas con tu vida y eso también se reflejará en tu salud.




No vivo para comer; como para vivir.
Marco Fabio Quintiliano 35-100
Toda la historia humana atestigua que, desde el bocado de Eva, la dicha del hombre depende de la comida.
George Gordon Byron 1788-1824
Estómago hambriento no tiene oídos.
Jean de la Fontaine 1621-1695
Es mejor acostarse sin cenar que levantarse con deudas.
Benjamin Franklin 1706-1790
Que la comida sea tu alimento y el alimento tu medicina.
Hipócrates 460-377 A.C.
La cocina es alquimia de amor.
Guy de Maupassant 1850-1893
La única manera de conservar la salud es comer lo que no quieres, beber lo que no te gusta, y hacer lo que preferirías no hacer.
Mark Twain 1835-1910
Estómago hambriento no tiene oídos.
Jean de la Fontaine 1621-1695
A mi estómago poco le importa la inmortalidad.
Heinrich Heine 1797-1856
Dios ha hecho los alimentos y el diablo, la sal y las salsas.
James Joyce 1882-1941
Comer para vivir; no vives para comer.
Sócrates 470-399 A.C.
Hago ejercicio a menudo. Mira, precisamente ayer tomé el desayuno en la cama.
Oscar Wilde 1854-1900
Come poco y cena menos, que la salud de todo el cuerpo se fragua en la oficina del estómago.
Miguel de Cervantes Saavedra 1547-1616
La sociedad está dividida en dos grandes clases: la de los que tienen más comida que apetito y la de los que tienen más apetito que comida.
Nicolas de Chamfort 1740-1794
Después de una buan cena, se puede perdonar a cualquiera, incluso a los parientes.
Oscar Wilde 1854-1900
Abreviar la cena: prolongar la vida.
Benjamin Franklin 1706-1790
El único hombre que es realmente libre, es qeuél que puede rechazar una invitación a cenar, sin dar ninguna escusa.
Jules Renard 1864-1910
La perfecta hora de comer es, para el rico, cuando tiene ganas; y para el pobre, cuando tiene qué.
Luis Vélez De Guevara 1579-1644
Si un puñado de hollín cae dentro de la sopa y no puede sacarlo, remuévalo bien y le dará un sabor francés a la sopa.
Jonathan Swift 1667-1745




contacto