Frases de Beethoven (1770-1827)

La música constituye una revelación más alta que ninguna filosofía.
Haz lo necesario para lograr tu más ardiente deseo, y acabarás lográndolo.
Esto solamente puede decirse con el piano.
¡Resignación! ¡Qué triste palabra! Y, sin embargo, es el único refugio que queda.
Tal vez sirva de consuelo a los desgraciados saber que uno como ellos, a pesar de todos los obstáculos de la naturaleza, hizo todo lo que estaba en su poder para ser aceptado entre los artistas y hombres de valor.
Todo el que obra recta y noblemente puede, por ello mismo, sobrellevar el infortunio.
La libertad y el progreso son el objeto, tanto del arte, como de la vida en general.
Que la amistad, junto con el bien, crezcan como la sombra de la noche hasta que se apague el sol de la vida.
Es la misma lluvia la que en la tierra inculta hace crecer zarzas y espinas, y en los jardines, flores.
Nacido con un temperamento ardiente y vivaz, afecto a las diversiones sociales, me vi obligado a aislarme, a vivir en la soledad, tratando de olvidarme de todo esto.
El único símbolo de superioridad que conozco es la bondad.
¡Actúa en vez de suplicar. Sacrifícate sin esperanza de gloria ni recompensa! Si quieres conocer los milagros, hazlos tú antes. Sólo así podrá cumplirse tu peculiar destino.
Hacer felices a otros hombres: no hay nada mejor ni más bello.
Divino Creador, tú que puedes mirar en lo más profundo de mi alma, sabes que allí vive el amor hacia el hombre y el deseo de hacer el bien.
Nunca rompas el silencio si no es para mejorarlo.
El pecho está lleno de muchas cosas para decirte. Hay momentos en que me parece que el idioma no es nada.
Todavía no se han levantado las vallas que le digan al talento: De aquí no pasarás.




contacto